dsc06120

Seguimiento del embarazo

Os propongo acompañaros desde el momento del embarazo que queráis.  Podéis hacer el seguimiento del embarazo conmigo desde el principio o bien hacerlo paralelamente al seguimiento que hayáis elegido, ya sea en asistencia pública o privada. Es conveniente que nos veamos un mínimo de 4 visitas antes del parto.

Me podrás consultar siempre cualquier duda o problema que te surja desde el momento que me confirmes que quieres mi atención hasta que finalicen los cuidados posparto, aunque en realidad estaré disponible si tienes problemas más adelante.

Durante las visitas de seguimiento, además de comprobar el estado de salud tanto de la madre como del bebé intrauterino comentaremos las pruebas diagnósticas, te ayudaré a aclarar dudas y compartiremos todo lo que se tercie: emociones, sueños, expectativas y miedos. Para mí es importante conocer bien a cada pareja que atiendo porque me ayuda a saber acompañar durante todo el proceso de forma individualizada. No todas las mujeres tienen las mismas necesidades. Es ideal que en las visitas podáis estar siempre los dos, pero no es imprescindible, si que lo es durante algunas visitas del último más. Estoy de guardia desde la semana 36.

En la semana 37 del embarazo os haré la primera visita domiciliaria que tiene como objetivo:

* Comprobar estado de salud de la madre y el bebé.
* Revisión del material para el parto y para la acogida del bebé
* Establecer un buen plan de traslado por si fuera necesario.
* Tener claro cómo llegar y aparcar cerca.
* Valorar las posibilidades a nivel de instalaciones para el montaje de la piscina de partos.

A partir de esta visita el seguimiento continúa en casa. La frecuencia de las visitas de la semana 37 hasta el momento del parto se decide en función de cada mujer pero suele ser semanal.

Durante el embarazo, parto y posparto, además de las visitas que realizamos periódicamente siempre podrá contar con mi apoyo por teléfono y/o correo electrónico.

Considero el periodo de posparto como una etapa especialmente sensible para toda la familia, por eso, mi presencia es muy intensa durante el puerperio. La atención a la lactancia y primera crianza requiere de apoyo individualizado  y no doy por finalizada mi labor hasta ver que la lactancia materna  es exitosa e indolora.