Parto en casa en España

El parto en casa en España es un servicio privado que han de costear las mujeres. En  otros países como Holanda, Reino Unido, Alemania, Canadá y Australia, los partos hospitalarios son la mayoría muy respetados y el protocolo que se aplica por defecto es el de parto natural. Pero eso no quita que el sistema nacional de salud considere que las mujeres tienen derecho a elegir parir en casa y se haga cargo de los gastos. La Evidencia científica apoya la decisión de esos gobiernos ya que dice que los partos en casa son seguros, más económicos y más satisfactorios para las familias.

Los partos en casa en España son atendidos por comadronas tituladas experimentadas que llevan un equipo sanitario adecuado que les permite actuar si surgen determinadas emergencias durante el proceso.

En España hay solo alrededor de 50 profesionales que atienden este tipo de partos. De estos, 35 se concentran en Cataluña, donde más demanda existe actualmente de parto en casa. La demanda supera la oferta, y cada mes muchas parejas se quedan sin poder tener su parto soñado en casa por exceso de cupo de las comadronas. Se calcula que cada año unas 500 mujeres dan a luz en su casa de forma programada.

Las comadronas trabajan en equipos o bien trabajan de forma independiente. La mayoría tienen un seguro profesional que les cubre y están dadas de alta en autónomos y hacienda. 

Existen dos asociaciones de profesionales de parto en casa:

Nacer en casa: Se creó en 1988 y tiene 45 miembros que disponen de un foro interno. Su web es: www.nacerencasa.org Los miembros se reúnen una vez al año como mínimo.

Grup de professionals que atenen parts a casa a Catalunya: Se creó de forma espontánea en 2007. Sus miembros se reúnen trimestralmente y disponen de un foro interno.

Gracias a la energía de este grupo y la colaboración de la Associació Catalana de Llevadores: ACL, se realizó en el año 2010 el primer curso de parto en casa para comadronas. Fue todo un éxito en cuanto a participación y sus asistentes lo evaluaron con un notable alto. En el tercer trimestre del 2012 se inicia la segunda edición del curso con gran éxito de convocatoria. Esta vez se inscribieron tantas comadronas que no fue posible admitirlas a todas.

La comadrona realiza el seguimiento del embarazo a las mujeres que atiende en casa. Paralelamente ellas llevan un seguimiento en el centro de salud público o privado para obtener las pruebas médicas necesarias como las ecografías y los análisis.

Se atiende el parto en casa si la mujer está sana, el embarazo es único y el bebé está colocado de cabeza.

La comadrona está disponible 100% para cualquier duda o adversidad durante el embarazo, el parto y el postparto. Conoce bien a cada familia y personaliza los cuidados de acuerdo con sus necesidades. De este modo se crea un clima de empatía y confianza mutua que luego va a hacer más fácil el parto y el puerperio.

Se firma un contrato/consentimiento informado de forma conjunta, los padres y la comadrona. La responsabilidad es compartida: La comadrona se responsabiliza de acompañar de la mejor manera que sepa todo el proceso y de estar atenta a detectar posibles problemas y derivar al hospital si estos se dieran. Los padres se hacen responsables de sus decisiones.

La comadrona proporciona documentos a la familia, como los impresos para rellenar el seguimiento de embarazo, el partograma, y el seguimiento del postparto y la lista de material que ellos han de preparar. La mayoría proporcionan también los  impresos de registro civil, la cartilla de salud del bebé y el sobre para realizar la prueba de detección precoz.

El 100% de las madres que dan a luz en casa inician la lactancia materna antes de las dos horas de vida y tienen a su bebé en contacto piel con piel durante horas.

Los partos en casa son seguros porque tenemos hospitales cerca por si surge alguna complicación. La seguridad aumenta cuando existe una buena comunicación y respeto entre la comadrona de parto en casa y el equipo que atiende en el hospital, y cuando se cuenta con un buen y eficaz plan de traslado.  En las ultimas visitas de la gestación se habla de un posible traslado y se decide a que hospital acudiríamos, con que coche, donde estará el coche, quien conduce, y donde estará preparada la bolsa con la documentación sanitaria de la madre y ropa para ella  y el bebé.  Un objetivo a cumplir en los próximos años sería  conseguir ese buen entendimiento y empatía entre los servicios de urgencias hospitalarias obstétricas y las comadronas de parto en casa y las familias atendidas por ellas. De momento en la mayoría de los casos brilla por su ausencia.

Los partos en casa son seguros porque la madre tiene una comadrona o dos para ella sola. Entonces el tiempo transcurrido entre que sucede una complicación, se diagnostica y se actúa o deriva al hospital puede ser menor que en medio hospitalario. Se llama por teléfono a sala de partos del hospital y en caso de emergencia vital ellos preparan todo para actuar inmediatamente a la llegada.

Los partos en casa son seguros porque la madre tiene niveles más bajos de adrenalina. Existen menos perturbaciones ambientales. La intimidad es máxima y el ambiente ideal: calor tropical, penumbra, silencio. Porque quien atiende se limita a observar, acompañar y vigilar que no aparezcan signos de peligro para la madre o para el bebé. LO HACE TODO LA MADRE.

Porque tienes asegurados los tres requisitos necesarios para parir bien: Verticalidad, libertad de movimientos y tiempo. No existe la presión asistencial. Los tiempos se relativizan. No hay prisa si todo está bien.

Como ventajas:

  • Eres la reina en tu casa. La comadrona es tu invitada.
  • Tú decides quien está presente.
  • Tus otros hijos pueden estar.
  • Disminuyen las intervenciones:
  • Menor posibilidad de cesárea. Disminuye del 25% (o más según hospitales) al 3% en casa.
  • Menor posibilidad de episiotomía. Disminuye del 30-70% (según hospitales) al 0% en casa.
  • La filosofía es de respeto absoluto incluso para  con la bolsa de las aguas. En las estadísticas anteriormente citadas un 7% de los bebés nacieron dentro de su bolsa.
  • Tampoco hay prisas para la salida de la placenta. Si no hay sangrado se espera a que esta de signos de desprendimiento.
  • El cordón se pinza cuando está completamente colapsado, de forma que no se ejerce ninguna acción sobre él. A menudo se procede al clampaje cuando la placenta está ya fuera. De este modo y de acuerdo con la evidencia científica el bebé recibe toda la sangre y reservas de hierro que le son propias y se previene la anemia en el primer año de vida.
  • Tu bebé esta contigo piel con piel desde el primer momento y no es separado, ni siquiera si hubiera que reanimarlo.
  • Tu bebé empieza a mamar por si mismo cuando está preparado en la primera hora después del parto.
  • Muchas mujeres que han parido en casa opinan que lo mejor de todo es pasar la primera noche juntos en la cama los tres: Padre, madre y recién nacido.
  • Postparto inmediato: La comadrona permanece durante dos a cuatro horas en la casa. Realiza la primera exploración del recién nacido sobre la madre y lo pesa. Valora los posibles daños sucedidos en el periné y si los hay decide con la madre si se sutura o no. No debe marcharse hasta que el bebé ha iniciado de forma satisfactoria la lactancia materna, la madre ha orinado sin problemas y la matriz está bien contraída.
Share this Post: