Nacimiento de Ninbe – PVDC

Nacimiento de Ninbe. Su madre, con cesárea anterior decidió venir a Barcelona para dar a luz

Publicado originalmente en: http://buscantlalluna.wordpress.com/2012/09/03/parto-de-ninbe-narrado-por-la-madre/
Y la versión del padre, publicada en: http://buscantlalluna.wordpress.com/2012/09/16/parto-de-ninbe-narrado-por-el-padre/

Ninbe nos eligió, ha sido un regalo del cielo. Y cuando se confirmó que la llevaba dentro de mi barriga, incluso antes, ya pensaba en el parto y mi primera opción era el parto en casa, si me olvidaba del miedo.

Aún así pasé por muchas fases. Hice una pequeña busqueda de matronas que atendieran alrededor de mi casa, parecia complicado. La posibilidad de parir con Inma era un sueño, poco realista por la cantidad de inconvenientes. Pero era la opción que mas resonaba en mi cabeza.

Encuentro de apoyocesareas de febrero 2012

En el encuentro de apoyo cesáreas (de ahora en adelante AC, si me acuerdo) hablé con ella (Inma) y me animó a que llamara a una matrona de Valencia que atendería el parto de una compañera de AC. Así hice. Pero la matrona se lo tenía que pensar y hablar con sus compañeras. Pasaron unas semanas en la que me hice ilusiones de que pariría en mi casa. Pero al final decidieron no atenderme las matronas de valencia. Así que al final decepcionada decidí que si las cosas se complicaban tanto tal vez lo mejor era ir a acuario y punto.

Pero, al cabo de un tiempo una amiga me dice que parece que van a cerrar acuario y después del shock inicial, el sueño del parto a casa vuelve a mi cabeza. comento mi situación en la lista de AC y en Facebook y muchas me recomiendan turismo obstétrico, parir con Inma. Pero, tendrá ella disponibilidad?? y oh!, sorpresa, ella misma se ofrece a atenderenos. Encima una amiga nos comenta que tiene un piso en Barcelona y que me lo podría alquilar a muy buen precio. Todo tan rodado… Esto es que la cosa está clara. Tenemos que ir a Barcelona!!!!

Llegamos dos semanas antes del parto y disfrutamos de la compañía de Aritz haciendo turismo y aprovechando toda la variedad gastronómica vegetariana que tinene esta ciudad. Fueron días intensos y tranquilos…

Y ahora si que sí…

2 de agosto de 2012

El día anterior por la noche tuve diarrea (empieza escatológica la cosa), y al limpiarme vi que había tirado un poquito de tapón mucoso. Pensé que tal vez estaba cerca el momento, pero recordé que también podrían faltar hasta dos semanas. Fui a dormir. Todo normal. Al día siguiente (2 de agosto) hacia las dos Aritz me pidió teta, nos acostamos para mamar y cuando llevaba un rato sentí dolor y ganas de ir al baño. Como pude me levanté de la cama. Asier me tapaba la salida, estaba hablando por el Skype con una amiga, que al verme levantar así preguntó ¿no estará de parto?.

Y al principio no reconocí muy bien qué era, pero cuando se repitió me di cuenta que eran contracciones. No se parecían ni a las de pre-parto ni a las de verdad que tuve con Aritz. Así que estaba un poco descolocada.

Las iba encajando bien, aunque eran más dolorosas que las del pre-parto de Aritz. En algunas hacía círculos, en otras los maravillosos ochos de la danza oriental y me acordaba de mi dulce Anne (la profesora de danza). A veces me agarraba de la estantería y otras me ponía de cuclillas y pensaba: “me estoy abriendo, abandónate a la contracción”, miraba hacia el techo con la boca abierta y meciéndome de cuclillas, y sonreía -estas eran menos dolorosas-, imaginaba la energía y sabiduría ancestral entrando por mi boca, atravesando en vertical mis entrañas hasta llegar a mi vagina para abrir la puerta a Ninbe. Me acordaba del precioso video de una mujer pariendo de cuclillas que habían colgado mis diosas poderosas de apoyocesáreas en la lista. Fue muy inspirador verlo, y sin él no habría podido tener la maravillosa sensación de esas contracciones conscientes…

Mientras Aritz dormía la siesta me llené la bañera. Me dolían un poco los riñones con las contracciones y en la bañera se llevaban mejor. Y como no sabía si era pre-parto, pues a ver si así se paraban. Pero no. Seguían. Necesitaba cambiar cada tantas contracciones, así que me salí y me fui a la cama, quería descansar pero me dolían. Asier también quería descansar por si por la noche no iba a poder. Pero le supo mal y se quedó despierto. Yo sí que dormí un poco entre dos o tres contracciones pero me despertaba de dolor intenso, así que volví a la bañera…
Hacia las 18h se despertó Aritz y vinieron a verme, le comenté a Asier que quería bajar a la calle y ver si se me paraban. Que si no paraban, quería llamar a mi madre, porque Aritz me molestaba un poco; si me llamaba o lloraba, la contracción me dolía más.
Las contracciones no habían parado en ningún momento pero eran irregulares en duración, intensidad y entre ellas, así que no conté minutos.

Hacia las 19h bajamos a la plaza de enfrente a por un granizado, a ver si se paraban, pero no. Esperando al ascensor tuve una. En medio de la plaza otra, y me entraron ganas de llorar porque la gente me miraba, claro!!! Me dieron dos más mientras esperaba el granizado y de vuelta al portal. La gente debió flipar!!!

Subí sola a casa, Asier y Aritz se fueron a comprar fruta (pensábamos que aun faltaba tiempo para el parto) y menos mal que mi Asier se acordó de esto y compraron porque nos vino genial en el postparto inmediato!!!!

En casa sola y con mis contracciones me costaba pensar y ser eficiente. Tenía que llamar a mi madre y a las matronas, pero antes tenía que contar contracciones no fuera a ser demasiado pronto para llamar…
y no sabía por dónde empezar. Me centré. Llamé a mi madre para que viniera (estaba a casi 3 horas de camino), me vinieron dos contracciones mientras hablaba con ella y me dijo: Belén llama a las matronas!!!

Pero aún no tenía claro que fuera el momento, así que quise contar contracciones. Cada minuto una, luego a los dos. Me parecían muy seguidas pero no eran regulares… me puse nerviosa y me fui a la bañera, a relajarme.

Me acordé de que no había dicho nada en la lista y yo quería mis velitas!!! Salí de la bañera en un intento de mandar un mensaje a las diosas poderosas de AC para que alumbraran mi camino. Pero me vino una contracción bestia que me hizo gritar por primera vez durante todo el proceso. Hasta entonces solo emitía sonidos de acompañamiento. Mientras la estaba teniendo entraron Asier y Aritz, que volvían del mercado. Le dije a Asier que era la primera que gritaba así. Pero que llamara a las matronas. Aunque no estuviera de parto necesitaba que estuvieran, así Aritz y Asier se podían ir!! Creía que con Aritz me dolían más. Al principio avisó por mensaje pero luego ya hablaron por teléfono. Mientras me vino otra contracción en la que rompí aguas y le dije: quiero que vengan!!!. Asier había contado contracciones y no sé qué le dijo a Inma, pero ella dijo que llamaría a Lucy y vendría a verme.

Tuve una contracción en la que me cogí del radiador del baño. Me aliviaba estar de cuclillas. En esta empecé a empujar… Cómo??? Asier vino y me preguntó… estás empujando??? yo estaba igual de flipada que él.

Volví a entrar en la bañera y seguí empujando. No estaba muy cómoda, no encontraba la postura. Cuando decidí salir oí el timbre. Bien!!!! Lucy vino al baño y le puse cara de pena y le dije: tengo miedo. Me tranquilizó y seguimos. No sé el orden pero fuimos alternando, de rodillas agarrada a la taza del water, colgada del radiador, sentada en la taza del water y en la bañera, apoyada en el borde de rodillas.

Ella me invitaba a relajarme entre contracciones y me recordaba que Ninbe estaba ahí. Yo intentaba coger mucho aire para que le llegara bien de oxigeno para aguantar la siguiente contracción.

Hubo momentos de relax entre contracciones en que me di cuenta de lo potente que es la droga del amor!!! Oxitocina linda y querida. Le pedía a Lucy que me diera besitos. Besitos, besitos, le decía. Uy por dios lo recuerdo y me da un poco de vergüenza. Pobre Lucy, una parturienta sudada pidiéndole besos!!

Creo que Inma llegó mientras estaba encajando una contracción agarrada al wc. A Lucy ya le había hecho saber que no estaba cómoda, así que le pidió la silla de partos. Oí como Lucy le decía; ya hay dilatación anal. O algo así, y me sonó raro, pensé: cojones, que se dilate el chumino no el culo!!!
En la silla de partos encajé unas cuantas más, le pidieron a Asier la cámara. Hasta entonces no tengo ni una foto!!! fue todo tan rápido y raro!!!

Ellas me animaban y me decían que ya estaba ahí, pero yo recordaba el parto de Aritz, el expulsivo de 6 horas de Mónica, etc. y pensaba que era solo para animarme!!! Le dije a Inma que no estaba cómoda tampoco en la silla. Aunque las que pasé con Lucy detrás empezaron más llevaderas al final me cansaba de todo!!! Le pedí a Inma la bañera y me dijo: pero si tarda una hora en llenarse, no te da tiempo.
Por un momento pensé: será verdad?? pero no me quería hacer ilusiones. Eso sí, yo seguía a lo mio. Empujando y respirando entre contracciones para que Ninbe tuviera oxigeno. Ellas miraban constantemente el latido y todo iba bien.
Recordé que no me había dado tiempo a que me pusierais velas con la ilusión que me hacia y ellas me pusieron un plato con velas cerca, en el baño, para que alumbrara nuestro encuentro.

Me propusieron ir a la cama y dije que sí. Pero de camino hacia el comedor, donde teníamos las camas, me arrepentí. Prefería bañera, espacio pequeño y así Aritz y Asier iban a la suya!!!!
Desde que habían llegado las matronas a penas me percataba de la presencia de Aritz y Asier.
De vez en cuando oía que le pedían cosas a Asier y a mi pequeño Aritz que me imitaba haciendo los ruidos y con frases que nos arrancaban una sonrisa a mi y a Lucy, como: Ama (mama en euskera) está enfadada?

Una vez en la bañera intenté acomodarme, aunque me costaba encontrar una postura en que me encontrara bien. Oía a Inma decir, mira cómo se va al planeta parto… Yo creía que estaba ahí pero realmente me iba.
Hasta aquí, más o menos reconocía las sensaciones que tenia por el parto de Aritz. Las ganas de empujar. Y la forma. Empujaba fuerte, paraba, cogía aire y seguía empujando más fuerte hasta que se pasaba y me quedaba unos segundos jadeando como recuperándome y a respirar de nuevo!. Pero en una de estas noté algo que no llegué a notar con Aritz. La cabeza bajando!!! recuerdo que en medio de la contracción miré a Inma como queriéndoselo decir, abriendo los ojos sorprendida.

Ahí empecé a creerme que iba a parirla, aunque aún pregunté más tarde si iríamos al hospital…

Inma llamó a Asier y vinieron mis ayudantes. Le pidió a Asier que se pusiera detrás de mi para que me apoyara en el. Yo no lo veía muy claro, pero a final resultó. Se puso detrás y yo me cogía a él para apretar. Aritz en un momento que no recuerdo se puso al lado de su padre. Inma estaba enfrente con los pies dentro de la bañera para que pudiera apoyarme en ellos.

Así encajé las contracciones finales. Notaba cómo me abría y quemaba (el aro de fuego!!), aunque no sé porqué pensaba que debía quemar más y por eso pensaba que aun faltaba. Cada contracción notaba más presión. Oí que Inma le decía a Asier: ves, ya no hace la tortuguita. Ya no se esconde. Esta aquí!!. Asier en un momento dijo que estaba alucinando. No recuerdo sus palabras exactas pero estaba expresando su asombro por todo lo que estaba viendo, la cabeza asomaba!!! Así que casi sin llegar a creérmelo empujé fuerte y ahí estaba la cabeza de Ninbe. Fuera de mi vagina, pedí permiso y le toque la cabeza, qué sensación!!!!

Tocant el cap que acabava d’eixir!

Me dolía, pero las endorfinas debían estar haciendo su efecto porque estaba más asombrada que dolorida. Inma me dijo que cuando tuviera otra contracción empujara. Me dió la sensación de que tardaba en llegar, pero al final llego, empujé fuerte. Siempre había pensado que saldría más fácil el cuerpo, por los videos que vi, pero tuve que pujar fuerte.
Ninbe ya estaba con nosotros!! Alegría y preocupación. Tenía una vuelta muy apretada de cordón y nació sin tono. Le soplé la cara como me dijo Inma, fueron dos segundos, eternos. Qué bonita!!! Qué alegría!! Qué FUERTE!!! No me lo podía creer. Había parido a Ninbe, en casa, junto a mi pareja y mi hijo y con las mejores y más profesionales matronas que habría podido soñar. Toma regalazo del universo!!
PO DE MOS!!!!!!!!!!!!!!!!

Cuando salí de la bañera me di cuenta que me dolían los bajos. Quería pensar que no había pasado nada. Pero intuía que me había desgarrado. Ya en la cama con Ninbe en brazos alumbré la placenta. Con una mezcla de acojone y placer. Pues cuando iba a salir tenía miedo de que doliera, pero al tiempo que salía era placentero, calentita resbaladiza. Echo de menos fotos con la placenta, y algunas más. Pero todo el mundo estaba tan atareado, estupefacto y oxitocinado a la vez!! No cabíamos en nuestro asombro!! Miraba a Ninbe y no me lo creía. Pero visto con perspectiva me faltó conectar un poco más con ella. Había sido todo tan rápido, no me lo podia creer, y estaba pendiente de qué había pasado ahí abajo en mi chumino!!! Porque me dolía. Y bueno, fueron unos cuantos puntos en distintos sitios. Estaba muy nerviosa cuando tenían que coserme, pero he de reconocer que no era para tanto. Con la anestesia a penas se notan pellizcos y tironcitos.

Y aquí estamos 10 días después a punto de acabar este relato de mi parto. Aún sin creérmelo del todo. Felices. Con ganas de gritar al mundo que se lancen a por sus sueños y que no mueran en vida. No negaré que los primeros días de postparto, entre el dolor de bajos y entuertos y dos chupopteros tetiles había momentos de desesperación, y los habrá. Pero qué más podemos pedir, ha salido todo tan bien, que solo puedo dar gracias…

Empecemos pues…

AMIGOS Y FAMILIA

GRACIAS a aquel condón que se rompió, en primer lugar, sin el que nada de esto habría sido posible.
GRACIAS al universo y el alma de Ninbe que nos eligió.
GRACIAS a mi cesárea sin la que no habría recorrido todo este camino que me ha llevado a vivir la experiencia más heavy de toda mi vida.
GRACIAS a mis dos hijos no nacidos (Lluna y Dante) por entender que debían seguir su camino. Siempre os tendré presentes.
GRACIAS a las personas que creyeron que no iba a poder parir, que estaba loca, que era irresponsable, que era egoísta o egocéntrica o iba de hippie por la vida, por mi condición de cabezona me dabais fuerza para intentarlo con más ganas.
GRACIAS a las amigas que aunque no pensaban como yo, me respetaron sin juzgar ni reprochar mis decisiones o acciones.
GRACIAS a Ana, Esteban y Noa que han estado en todo mi embarazo, acompañándome con cada decisión y creyendo en que sí, PODEMOS! Viva las almas limpias y generosas.
GRACIAS a Guadalupe, una amiga de la infancia reencontrada durante la maternidad de ambas, por las conversaciones que tanta confianza me han dado, por estar, por ser y por dejarnos la maravillosa casa donde nació Ninbe. Viva la bañera!!!
GRACIAS a David y Yolanda, que a pesar de haberlos conocido hace relativamente poco (nuestras almas seguro se conocían de antes) nos han hecho sentir su apoyo y confianza desde el minuto 1.
GRACIAS a Anne, mi profesora de danza, que me enamoró desde el primer día y me ha hecho confiar en mí y empoderarme!! Gracias por permitir que formara parte de esa estupenda coreografía y gracias chicas del viernes por ponérmelo tan fácil.
GRACIAS a Sari, que sin estar de acuerdo con nuestras decisiones, las respeta y encima nos cuida durante el postparto haciéndonos la comida y limpiándonos la casa.
GRACIAS a mi prima Carmen que tal vez sin estar de acuerdo con mis decisiones me guardó el secreto hasta el final.
GRACIAS a mi hermano mayor, al que me he sentido más unida que nunca últimamente y que a pesar de estar pasando un mal momento, ha sabido estar a mi lado guardándose alguna que otra cosa por no molestar. ¡Te quiero tete! Saldremos de esta.
GRACIAS a mi Padre, que, sin inmiscuirse, ha respetado siempre nuestras decisiones considerándonos bien informados y responsables, haciéndome la más orgullosa de las hijas cuando me hizo saber que así pensaba.
GRACIAS a mi madre, mi MADRE!! que a pesar de TODO (y no es poco) has hecho un viaje intensísimo para llegar a aceptar que tu hija pariría en casa después de una cesárea y que tú no lo verías ni la podrías acompañar. Y por si fuera poco nos ibas a cuidar en el postparto, con la que tienes liada en Benicàssim. Estoy tan orgullosa de ti!!! Qué bien lo has llevado, cuando te oigo hablar tan bien del parto y de cómo estoy pienso que hasta te vas a hacer socia de Epen y defensora del parto en casa o al menos no medicalizado!!! Te adoro Milagritos!!!
GRACIAS a mis tías y tíos que me han llamado y no me han reprochado haber parido en casa, como seguro tenían ganas de hacer!!! y simplemente se han alegrado porque todo ha ido bien y mi madre estaba eufórica!!!
GRACIAS a las personas que se me hayan olvidado y piensen que deberían estar aquí, por comprender que estoy puérpera perdida y las neuronas patinan. Y no me lo tendrán en cuenta.

Ahora a la TRIBU!!

GRACIAS a Ruth por crear el grupo de parto en casa de Facebook, por las charlas durante el encuentro de apoyocesáreas y por el apoyo y cariño durante todo este tiempo. Eres una dolçor de xiqueta!!!
GRACIAS a todas las integrantes del grupo parto en casa de Facebook por compartir el camino, darme vuestros consejos y estar siempre dispuestas a ayudar.
GRACIAS a Mónica y Marta por interesarse especialmente y tomarse la molestia de quedar conmigo en Barcelona para empoderarme. Cuánto bien me hizo conoceros físicamente y hablar con vosotras!! Marta que me recordó: “cómo no ibas a parir el día dos con luna llena y meditación del útero!”
GRACIAS a El parto es nuestro y apoyocesáreas por continuar con esta labor necesaria que tan felices nos hace a las cesareadas, abriéndonos caminos que desconocíamos. Y por el encuentro de febrero de apoyocesáreas, sanador y clave en el camino hacia este parto.
GRACIAS a mis chicas de apoyocesáreas, que me descubrieron que con Aritz me habían hecho una Hamilton, que me hicieron darme cuenta de que en una simple exploración te pueden joder tu parto. Que hay que estar alerta y cerrar piernas. Que me permitieron descubrir a la magnifica Inma Marcos. Me acompañaron durante el camino del embarazo y con cada duda que me surgió por el camino. Porque sois mi tribu, la que nos falta hoy en día físicamente, pero que gracias a dios, tenemos vía Internet. Mis Hermanas lobas (como diría Rosa Zaragoza) Va por vosotras

GRACIAS a Mónica M, Anahí, Elena y Laila por esa mini quedada AC en Barcelona para seguir empoderándome un día antes del parto. Sois grandes!!!!

GRACIAS a Elena por comunicar en Ac que había nacido Ninbe y hacerlo con esa alegría y efusividad.
GRACIAS a Inma Marcos por confiar en mi, en nosotras las rajadas, por devolvernos la esperanza, por su discreción, por amar lo que hace y darnos una segunda, tercera, cuarta…. oportunidad!!
GRACIAS a Lucy Alcaraz por su cariño y cercanía en el pre, parto y postparto, por no salir corriendo cuando llegó a casa y vió el percal (ya estaba en expulsivo), por sujetarme en las contracciones y permitirme darle besitos ;)


Queridas Hadas de mi parto Inma y Lucy, os quiero!! sois geniales, comprometidas, valientes, matronas conscientes y entregadas, cariñosas y hermanas, madres e hijas, todo lo necesario para hacer de vuestra profesión un arte. No se me ocurre mejor compañía que la vuestra para parir!!! Y no son solo adjetivos al estilo Jose Luis Moreno. Es lo que siento.
Y GRACIAS Nèixer a casa por creer en la mujer y hacer esta labor tan necesaria para que nos reconciliemos con nosotras mismas.

Y sobre todo…

GRACIAS a MI FAMILIA. A Aritz por habernos permitido el lujo de estrenarnos como padres con una personita tan extraordinaria y especial como él. Por haber vivido el parto a nuestro lado como un hombrecito y llevar esta nueva situación tan bien cuando pide teta y no puede ser… A Ninbe por habernos elegido y enseñado que hay que luchar por lo que uno cree. Bienvenida pequeña. Y por supuesto a Asier, mi compañero en este viaje que llamamos vida. Por acompañarme y apoyarme en todo momento, por ser tan “mujer” en algunas cosas que me hace sentir comprendida de la misma forma en que lo hace tu mejor amiga. Por ser tan buen padre y tan buen compañero. Porque me dieron a elegir y me quedé con el mejor. Porque has hecho que esta aventura de ser padres sea mágica, divertida, excitante y placentera. Te amo!

Share this Post: