Bolsa rota en el parto en casa

¿Qué significa romper aguas?

El bebé intrauterino vive rodeado de líquido amniótico dentro de la bolsa de las aguas o bolsa amniótica. Está bolsa se puede romper de forma espontánea durante el trabajo de parto o antes de que éste empiece. Al romperse la bolsa la mujer se notará mojada.

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico es segregado en parte por las membranas que forman la bolsa de las aguas y en parte por el bebé (líquido pulmonar y orina). El líquido amniótico  está renovándose continuamente y continua haciéndolo aunque la bolsa esté rota. 

¿Para qué sirve la bolsa de las aguas y el líquido amniótico?

  • Amortigua los movimientos del bebé del abdomen materno
  • Permite mantener la temperatura constante 
  • Permite el movimiento del bebé y ayuda a su desarrollo muscular
  • Crea un espacio para el crecimiento del bebé
  • Protege al bebé contra las infecciones: la bolsa proporciona una barrera natural y el líquido amniótico tiene propiedades antimicrobianas
  • Ayuda al desarrollo pulmonar
  • El sabor y el olor del líquido amniótico tienen un efecto calmante en los bebés

¿Qué es un “parto seco”?

Se le llama parto seco a aquel que se inicia con la rotura de la bolsa y en ausencia de contracciones. El parto seco es un mito, como ya se ha explicado en e apartado ¿qué es el líquido amniótico? Éste se sigue formando y renovando continuamente aunque la bolsa esté rota.

¿Cuando se rompe la bolsa?

La mayoría de las mujeres rompen la bolsa de forma espontánea durante el proceso de parto, con frecuencia en la última fase de descenso y salida del bebé y algunas mujeres  rompen la bolsa de las aguas antes de ponerse de parto, es decir, antes de que se inicien las contracciones.
Si nadie rompe la bolsa de forma artificial un 20% de bebés nacen con la bolsa entera. En algunas culturas al bebé que nace dentro de su bolsa se le considera afortunado.

Salvo en excepcionales ocasiones en los partos en casa no rompemos la bolsa.

¿Qué pasa cuando rompes aguas?

Romper la bolsa suele ser un estímulo para el inicio del trabajo de parto, y si éste ya ha empezado, las contracciones se hacen más frecuentes e intensas y el parto se acelera. Por este motivo es una de las maniobras que se utiliza en los partos hospitalarios medical izados para inducir o acelerar el parto

Cuando la bolsa está entera durante el parto las contracciones son más llevaderas: la bolsa actúa como air-bag, amortiguando la presión sobre el cérvix y favoreciendo la colocación y el descenso del bebé.

La rotura espontánea de la bolsa se puede dar de dos formas:

  • en forma de rotura franca: las aguas fluyen abundantes, significa que se ha roto la bolsa por la parte de delante de la cabecita del bebé.
  • En forma de fisura alta: las aguas fluyen más lentamente, la bolsa se ha roto por la parte superior y la parte de la bolsa que el bebé tiene por delante de su cabecita está íntegra, con lo cual mantiene todas sus ventajas.

¿Como saber si se ha roto bolsa?

Los cambios hormonales del final del embarazo provocan que muchas mujeres tengan un flujo muy abundante y líquido, hasta el punto de notarse muy mojadas por lo que algunas pueden llegar a dudar si rompieron la bolsa.

Cuando se rompe la bolsa, las aguas pueden fluir continuamente o fluyen cada vez que la mujer o el bebé se mueven. Si el parto se ha iniciado las aguas fluyen en cada contracción. Si la rotura de la bolsa no es del todo evidente o hay alguna duda al respecto es conveniente llamar a las comadronas.

El color de las aguas

Las aguas  normalmente son transparentes, blanquecinas o con pequeños grumos blancos. Pueden rosadas (teñidas de sangre) o ligeramente amarillentas y también se considera que están dentro de la normalidad.

Si son verdes o marrones se debe a que el bebé ha defecado y  el significado puede ser variable en función del grado y el momento en que se tiñen y de las semanas de gestación. En cualquier caso se debe consultar  con las comadronas lo antes posible ya que puede ser un signo de  que el bebé no esté recibiendo suficiente oxígeno. Las comadronas valorarán el bienestar fetal mediante la auscultación, los movimientos del bebé y las contracciones. Según esta valoración el parto puede continuar en casa con una vigilancia más estricta del latido fetal o puede requerir de un nivel de cuidados hospitalario.

 ¿Qué pasa cuando se rompe bolsa rota y el parto no se inicia?

Romper las aguas es un estímulo para que el parto se inicie. En un 95% de los casos el parto empezará en las siguientes 24h.

Los protocolos hospitalarios son muy variables, algunas guías de práctica clínica recomiendan inducir el parto a las 24 horas de bolsa rota por el riesgo de infección del bebé y de la madre pero lo que realmente aumenta el riesgo de infección son las exploraciones vaginales. El tacto vaginal es un detonante para que se inicie la cuenta atrás en cuanto al riesgo de infección, ya que puede arrastrar gérmenes, que viven normalmente en la vagina, hacia la cavidad uterina. Por otro lado, el tacto vaginal no es una exploración imprescindible y menos  en ausencia de contracciones y eso también se recoge en la mayoría de las guías de asistencia al parto.

¿Cómo actúa el equipo de Néixer a casa?

Después de revisar los últimos estudios decidimos:

  • Informar y consensuar con la mujer y con la pareja los pasos a seguir.
  • Esperar si el bebé y la madre están bien.
  • Sólo realizamos  tacto vaginal si existe alguna duda sobre el progreso del parto (al menos hasta las 4 horas de parto instaurado en primerizas o a las 2 horas de parto instaurado en multíparas) o si está indicado por algún otro motivo.
  • Control cada 24h de:
    • bienestar fetal,
    • temperatura de la madre
    • Características del líquido amniótico
    • Analítica si la madre quiere o ante cualquier duda en la exploración
    • Estimulación del parto mediante métodos no invasivos y medicinas alternativas
    • Disponibilidad del equipo y apoyo emocional a la  madre y a la pareja

Evidencia Científica

Dare, M.R., et al., Planned early birth versus expectant management (waiting) for prelabour rupture of membranes at term (37 weeks or more). Cochrane Database Syst Rev., 2006. 1: p. p. CD005302.

Un estudio multicéntrico, prospectivo aleatoriorealizado por el grupo internacional TermPROMP comparó los resultados en dos grupos, el de inducción y el de manejo expectante en el que la inducción en este último grupo se llevó a cabo si no aparecía trabajo de parto en el plazo máximo de cuatro días tras la ruptura de aguas.
Resultados y discusión:

  • El 77% del grupo expectante entró en trabajo de parto antes de cuatro días.
  • El  manejo expectante conllevó mayor antibioterapia intraparto y un ligero mayor número de casos de corioamnionitis.
  • No se registró una mayor incidencia de sepsis neonatal en comparación con la inducción precoz.  Conclusiones:
  • Se considera el manejo expectante como una alternativa adecuada, dejando la elección de esperar o inducir a criterio de la madre.

Seaward, P.G., et al., International multicentre term prelabor rupture of membranes Study: Evaluación de los predictores de corioamnionitis clínica y fiebre posparto en pacientes con ruptura de membranas pre-parto a término. Am J Obstet Gynecol 1997. 177: p. 1024-1029.

Conclusión:

  • De todas las variables que se manejaron la que más se asoció con corioamnionitis fue el número de tactos vaginales. A más tactos más riesgo.


Share this Post: